Estrategias para triunfar en las rebajas

Estrategias para triunfar en las rebajas

Estrategias para triunfar en las rebajas

Compartir

Estrategias de planificación para triunfar en las rebajas.

7 recomendaciones para alcanzar el éxito con tu campaña de rebajas

Aunque las rebajas son inevitables en el comercio minorista, cuando se hacen de forma estratégica pueden resultar una herramienta útil y saludable para mantener la tienda fresca y atractiva, a la vez que se genera un flujo de clientes y de efectivo positivo.  

Tradicionalmente, el periodo de rebajas supone deshacerse del stock sobrante a final de temporada, animando las ventas mediante descuentos. Aunque, en la actualidad, las rebajas han evolucionado tanto que, el consumidor está acostumbrado a descuentos durante todo el año y los minoristas utilizan las rebajas, incluso a mitad de temporada, para corregir los errores de inventario y generar tráfico en la tienda.

Un producto que no se vende en el estante, no vale nada para el negocio a la hora de pagar las facturas, pero reducir el margen de ganancia puede poner en peligro la rentabilidad de la empresa. De modo que, la clave estará en el equilibrio.

¿Por qué es importante tener una estrategia de rebajas en el comercio minorista?

La estrategia de rebajas es crucial porque tiene un impacto directo en el aumento de las ventas y la liquidación de existencias. Sin ellas, los estantes podrían estar sobrecargados y las cifras de venta mantenerse bajas, con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo del minorista.

El coste de oportunidad es que, dado que la tienda estará llena de inventario, será difícil comprar nuevos productos que se vendan mejor.

A pesar de que el objetivo natural siga siendo dar salida a los artículos que no hemos vendido en temporada, también podemos aprovechar esta oportunidad para fijarnos otros objetivos.

Por supuesto, los negocios de servicios también pueden aprovechar la inercia del consumidor en esta época para animar sus ventas.

Un negocio de hostelería puede incluir determinados extras en el menú  o un autónomo puede ofrecer bonus en sus servicios.

¿Qué son las rebajas en el comercio minorista?

 

Una rebaja es una disminución permanente del precio de un producto que se encuentra al final de su ciclo de vida o estacionalidad. Las rebajas se utilizan para aumentar temporalmente la demanda de productos de baja demanda, idealmente el tiempo necesario para vender todas las existencias.

Las rebajas son causadas por un exceso de inventario al final de una temporada de ventas. 

Es casi imposible tener la cantidad perfecta de inventario para satisfacer exactamente la demanda de los clientes, además, es preferible tener un poco de inventario adicional que no tener suficiente y perder oportunidades de venta.

Reducir los precios es la única forma de eliminar este inventario sobrante al final de una temporada o del ciclo de vida del producto.

Aunque las rebajas pueden tener un aumento de ventas similar al de una promoción, el propósito y el enfoque de estas dos estrategias es diferente.

Los descuentos promocionales son temporales y pueden tener objetivos más allá de las ventas, como un mayor tráfico en la tienda o la promoción de nuevos productos. Sin embargo, las rebajas tienen un único objetivo, deshacerse del inventario al final de la temporada, al tiempo que se maximizan los márgenes brutos.

Los minoristas pueden considerar distintas estrategias de rebajas para encontrar las que mejor se alinean con sus productos, mercados y su negocio en general.

¿En qué podemos ayudarte?