5 claves para convertirse en una oficina Eco-Friendly

5 claves para convertirse en una oficina Eco-Friendly

Las 5 claves para convertirse en una oficina Eco-Friendly

Compartir

Las 5 claves para convertirse en una oficina Eco-Friendly

El incremento de la concienciación medioambiental, ha llevado a las empresas a reconvertir sus lugares de trabajo, haciéndolos mucho más eficientes y saludables.

5 claves para convertirse en una oficina Eco-Friendly

El regreso a las oficinas tras un año y medio de pandemia está suponiendo para muchas empresas la reinvención de sus espacios de trabajo con el objetivo de adaptarse a las nuevas necesidades de sus plantillas: entornos flexibles, que tengan en cuenta su bienestar y, sobre todo, que prioricen la eficiencia energética y el cuidado del medio ambiente.

Esto ha llevado a que cada vez sea más común apostar por las denominadas oficinas sostenibles. Se trata de lugares de trabajo más verdes y responsables que ayudan a potenciar la creatividad y la productividad de los trabajadores, que tienen en cuenta el confort interior térmico, acústico y ambiental de los espacios, y que, al mismo tiempo, persiguen la obtención de beneficios medioambientales palpables, como un ahorro óptimo de energía, la disminución de residuos o la utilización de mecanismos alternativos para reducir gastos innecesarios.

Con el objetivo de contribuir a este proceso, los expertos de Sto, multinacional alemana especializada en la elaboración de elementos y soluciones constructivas para la edificación y la rehabilitación sostenible, exponen algunas de las principales características de estos nuevos espacios de trabajo:

Utilizar materiales respetuosos con el medio ambiente.

Tanto los materiales con los que está construido el edificio, como el mobiliario de la propia oficina deben caracterizarse por una producción o fabricación sostenible, y por su capacidad de reutilización o reciclaje.

Promover el uso de las “3R”: Reciclar, Reutilizar y Reducir.

 

En este caso, el objetivo debe dirigirse a tratar de minimizar el consumo de productos que, al final de su vida útil, se convierten directamente en desperdicios (evitar el uso de bolsas plásticas, minimizar el gasto de papel, utilizar envases retornables…), no generar desechos innecesarios y aprovechar los recursos al máximo, o promover en el entorno de trabajo la importancia de seleccionar y separar adecuadamente los desechos generados.

Aprovechar al máximo de la luz natural y apostar por sistemas de iluminación de bajo consumo o luces LED.

La iluminación supone el 30% del consumo energético total de las oficinas. Para reducir esta demanda será necesario aprovechar al máximo la luz natural (colocar las mesas de trabajo cerca de las ventanas, quitar objetos que impidan el paso de la luz…) y utilizar luces LED o de bajo consumo.

Decorar los espacios con plantas y vegetación.

Otra forma de transformar la oficina en un espacio limpio, sostenible y ecológico es instalar plantas. Sus ventajas son múltiples: ambiente más limpio, son capaces de absorber parte de las radiaciones que emiten los aparatos electrónicos, mejoran la productividad y la motivación…

Utilizar energías renovables.

La utilización de energías renovables ayudará a disminuir los gastos derivados del consumo energético y supondrá un paso más a favor de la preservación del medio ambiente y la salud de los trabajadores. Hay muchas opciones, como utilizar biomasa para la calefacción u optar por la energía solar para la generación eléctrica o para la producción de agua caliente.

¿En qué podemos ayudarte?